Skip to content
Narrow screen resolution Wide screen resolution Auto adjust screen size Increase font size Decrease font size Default font size default color grey color

REDVISUAL - ISSN: 1697-9966

Inicio arrow Revista Nº 7 arrow Cine arrow AGUA (Deepa Mehta, 2005)
AGUA (Deepa Mehta, 2005) PDF Imprimir E-Mail

Agua (Deepa Mehta, 2005)

"Según las creencias hindues, cuando una mujer se casa, se convierte en la mitad del hombre. Por tanto, si él muere, se considera que la mitad de la esposa ha muerto". "Los libros sagrados dicen que una viuda tiene tres opciones: Casarse con el hermano más joven de su marido, arder con su marido o llevar una vida de total abnegación”.

 

Agua es la historia de una de estas viudas, Chuyia, una niña de 8 años. En 1938, es condenada por el contenido de este texto religioso de más de dos mil años de antiguedad a pasar el resto de su vida en un "ashram", convertida en un altar viviente consagrado a la memoria del fallecido, condenada a todo tipo de privaciones.

Es quizás la mirada desde fuera (emigrante en Canadá), la que ha convertido a Deepa Mehta en una voz de la India moderna, que se cuestiona las tradiciones, las viejas costumbres... Esta ha sido, quizás, la causa de no haber sido especialmente aceptada allí.

Deepa Mehta utiliza los elementos (Fuego-Tierra-Agua), presentes como metáfora pero también como instrumentos, para adentrarse en la situación de la mujer india, con personajes que cuestionan la rigidez de un sistema, de las tradiciones, de las injustan normas que las somenten; presenta mujeres que rompen tabues.

Con su película "Fuego" (1996) ya provocó las iras especialmente masculinas al explorar el lesbianismo en la India (una realidad que algunos quieren negar, como ocurrió con el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, en un discurso en la Universidad de Columbia el 24 de septiembre de 2007, afirmando que en Irán, "no tenían ese fenómeno")
En Tierra (1998) muestra el fanatismo religioso y la violencia entre Sikhs, Musulmanes e Hindúes durante la separación de la India y Pakistán. Esta película fue más aceptada ya que mostraba los efectos dañinos del colonialismo...
Pero Agua (2000), la película que cierra su trilogía, de nuevo volvió a causar reacciones violentas ante su rodaje. A pesar de la autorización de las autoridades de Nueva Delhi, los partidos políticos locales y los extremistas hindúes forzaron Deepa Mehta a detener el rodaje. Se sucedieron las manifestaciones en contra y los decorados fueron destruidos y se tardaron unos años en volver a poner en marcha el proyecto con reparto nuevo y fuera de la India, en Sri Lanka, donde solo contaron con un pequeño embarcadero como escenario.

Agua es una película triste, -la crudeza de su contenido contrasta con el lirismo de las imágenes- y real (porque como admite su directora, aunque ya no se casa a las niñas, hoy en día aún hay en la India 34 millones de viudas, de las que 11 siguen viviendo en ashrams).

Como en el resto de la triología, de la fotografía se ha encargado Giles Nuttgens. Como ocurre en cada una de las películas de la trilogía (Fuego, Tierra y Agua), envuelta en los colores que dan nombre al film, cada escena es una obra de arte.

La ternura y preocupación por la situación de los personajes, y especialmente la extraordinaria interpretación de Sarala en el papel de Chuyla, cuyo espíritu no se doblega, hacen de Agua la obra de una humanista, una crítica social que pretende provocar la emoción, la reflexión y el diálogo y lo consigue.


PD: En la dirección web de la distribuidora http://www.golem.es/agua/index.php podemos encontrar desde una sinopsis de la película, ficha técnica, notas sobre el reparto, los personajes, la directora, imágenes, Trailer, clips de audio, para descargarse, etc.

 
< Anterior